Hermosillo, Sonora, agosto 29 de 2018.- Para evitar complicaciones en los adultos mayores es importante permanecer al pendiente de ellos y sus necesidades, sobre todo en ciudades con climas extremos, informó Germán Silva Dórame.

 

El Geriatra colaborador de la Secretaría de Salud explicó que cuando los adultos mayores rebasan los 75 años, sus reservas físicas han disminuido lo suficiente como para que cualquier cosa lo descompense todo, ya que tienen menos agua y grasa corporal, que los predispone a que no toleren tanto los cambios.

 

“Estas reservas de grasa corporal es lo que nos protege contra el frío, por eso es que se ve a los adultos mayores en la temporada de calor con un chaleco o con suéter, no toleran los aires acondicionados, incluso puede ser el peor de los veranos y con un abanico les da frío”, manifestó.

 

El especialista puntualizó que en los adultos mayores se tiene que vigilar que todas sus enfermedades, si es que padece alguna, estén bien controladas, por lo que deberán de tomarse sus medicamentos o traerlos consigo por si sienten algo mal.

 

Por ello, agregó, se tienen que estar revisando constantemente porque una simple infección urinaria, que al principio no registra síntomas, si se deja evolucionar y presenta fiebre es porque ya se encuentra complicada y puede llevarlo a hospitalización.

 

“Tenemos que ser vigilantes de cómo comen, que hagan sus tres comidas al día y adecuadamente, eso de que porque están grandes y comen menos no es correcto, si ha comido bien toda la vida lo va a seguir haciendo”, comentó el especialista.

 

El primer dato de que algo no está bien, dijo, puede ser que coma menos y que ya está satisfecho, que no lo haga o que diga que no quiere comer, estos son focos amarillos que se tienen que atender para saber qué está pasando.

 

También se debe ser muy insistente con los adultos mayores respecto a que tienen que tomar líquidos, enfatizó Silva Dórame, que sus alimentos incluyan agua, jugos, tés, caldos, sopas, todo lo que sea líquido porque su reserva siempre es menos y son más susceptibles a deshidratarse.

 

Una diarrea viral, apuntó, al adulto mayor lo puede llevar al hospital y con una evacuación abundante se deshidrata.

 

Con las enfermedades crónicas hay que evitar las limitaciones que producen, enfatizó, no porque sean adultos mayores les tiene que doler y se tienen que aguantar, de ahí la importancia de informarlo sobre el hecho de que hay muchas maneras de ayudarlo, pero que también tiene que poner de su parte.

 

“Otra precaución adicional para la temporada invernal es que se pongan su vacuna contra la influenza cada año, con la ventaja de que además de proteger contra la influenza estacional también lo hace contra la AH1N1”, señaló.

 

Las caídas en esta etapa de la vida pueden ser por varios motivos, manifestó el especialista, que van desde factores ambientales como objetos en el piso o áreas mojadas, hasta enfermedades que provocan vértigo, problemas articulares o Parkinson.

 

También se pueden deber simplemente a que toman medicinas para dormir y andan somnolientos, por eso, dijo, la mayoría de las caídas con complicaciones graves, como fracturas y ocurren en la noche, ya que se levantan al baño un poco aturdidos por su medicamento y pasan los accidentes.

 

El adulto mayor puede quedarse en casa porque no hay otra cosa qué hacer, por eso, indicó, se le debe invitar a salir, a ir al súper, motivarlo a que haga otras cosas o que acuda a alguno de los centros que hay para los adultos mayores.

 

Silva Dórame manifestó que puede haber adultos mayores que pasan un día completo sin haber dicho una palabra porque no tenían con quién hablar, por ello, comentó, es importante que estén integrados a un grupo, además de buscar ayuda profesional con un médico o especialista.