Hermosillo, Sonora, octubre 16 de 2018.- Ian Abdiel, es uno de los 700 bebés a los cuales le han practicado Tamiz Cardiológico en el Hospital Integral de la Mujer del Estado de Sonora (HIMES), y gracias a esta prueba se le detectó una afectación, por lo que fue necesario operarlo del corazón, informó Erika Flor Sosa Cruz.

 

La cardióloga pediatra encargada del proyecto de Tamiz Cardiológico recordó que esta prueba se comenzó a practicar a partir de julio de este año a todo recién nacido en el HIMES, previo a que sea dado de alta, y  detecta defectos graves cardiacos antes de que los niños presenten algún síntoma.

 

Los defectos que señala el Tamiz Cardiológico, subrayó la especialista, pueden provocar la muerte súbita del recién nacido, ya sea antes del primer mes de edad o durante el primer año de vida, por lo cual su implementación es de vital importancia.

 

Po tal razón hizo un llamado a los padres de familia a realizarle la citada prueba a sus recién nacidos, pues el caso de Ian Abdiel es un ejemplo de que ésta salva vidas; agregó que en este período se han detectado dos casos de afectación. 

 

Alejandra Bejarano Trujillo, madre de Ian, relató que su hijo nació sano y sin complicaciones, pero al realizarle el Tamiz Cardiológico salió positivo a problemas graves, razón por la cual médicos procedieron a hacerle los estudios necesarios, con lo que se corroboró que padecía un defecto cardiaco denominado coartación aórtica, por lo que se ingresó al Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES), para darle el tratamiento necesario y programar la cirugía de corazón.

 

“Actualmente se encuentra estable y se recupera de la cirugía que se le realizó el pasado 11 de octubre, está en observación y con un buen pronóstico de pronta recuperación, donde ya no necesitará de más cirugías y sólo será vigilado por cardiología”, expresó la madre.