Hermosillo, Sonora, noviembre 04 de 2018.- Desde hace más de tres años, Ramón Porras Carrera acude cada lunes y jueves a recibir su hemodiálisis en el Hospital General del Estado (HGE), la cual ha significado una esperanza y mejor calidad de vida al padecer insuficiencia renal.

 

Con 60 años de edad, relata al llegar a sus sesiones, las enfermeras son quienes lo reciben. Lavan y desinfectan el área y colocan la aguja que da el tratamiento; mientras transcurren las tres horas del procedimiento, dijo platica con ellas, a veces duerme y otras más habla con pacientes.

 

"Le doy muchas gracias a las enfermeras porque nos atienden muy bien. A todos los que colaboran aquí estoy muy agradecido con ellos, si no lo trataran bien a uno fuera más difícil", externó.

 

Compartió que ingresó al hospital en estado de gravedad hace tres años y medio; estuvo internado por ocho días, en los cuales los médicos le proporcionaron el tratamiento que necesitaba para salir adelante. Ahí es donde se le indicaron las hemodiálisis, las cuales de no practicársele, podría llegar a la muerte.

 

"Aquí llegue con anemia y muchas cosas complicadas, aquí en el Hospital General gracias a Dios me volvieron a revivir, como se dice, venía muy mal yo", puntualizó.

 

Su enfermedad surgió a raíz de un problema en la próstata, señaló, pero al no buscar atención ésta se complicó y afectó gravemente la función de sus riñones.

 

"Yo les digo a todos que no tengan temor, que lleguen aquí (Hospital General del Estado). Lo atienden muy bien a uno. Los que sientan algo en su cuerpo les diría que se atiendan rápido, yo estoy así por pura desidia, tienen remedio las cosas a tiempo", subrayó.

 

Porras Carrera aceptó tener días difíciles donde quisiera no seguir más con su tratamiento por cansancio, pero que su esposa es su principal motivo para seguir adelante, luchando por su salud.

 

"Esta enfermedad le cambia la vida a uno drásticamente porque para empezar no puedo tomar agua de manera normal. Al principio me sentí muy mal cuando me dijeron que esto era de por vida, pero con el tiempo lo empecé a asimilar", mencionó.

 

Para finalizar, consideró muy importante que en el HGE se brinde el tratamiento de hemodiálisis, pues muchas personas no pudieran acceder a este procedimiento en hospitales privados.

 

"Es muy importante tener esta sala de hemodiálisis, yo me imagino que los que vienen aquí como yo, es porque no podemos pagar en otra parte. Es muy caro esto y aquí solo damos lo que podemos, yo me siento muy bien aquí, lo atienden con lo poquito que uno da, gracias a Dios", culminó.