Hermosillo, Sonora, noviembre 10 de 2018.- A través de una vida sana, que incluya ejercicio, buena alimentación y evitar el consumo de tabaco y alcohol, se puede reducir hasta en un 40% las probabilidades de padecer cáncer de próstata, indicó Ariel Vázquez Gálvez.

 

El médico urólogo del Hospital General del Estado (HGE), subrayó la importancia de que los hombres acudan a su unidad de salud más cercana a realizarse los estudios de detección de cáncer de próstata, debido a que es más probable su curación en etapa temprana.

 

“El diagnóstico oportuno se basa en sangre, medir el antígeno prostático específico y en realizar la exploración de la próstata a través del recto”, puntualizó.

 

Vázquez Gálvez indicó que el antígeno prostático puede estar dentro de parámetros normales, pero al tocar la próstata se pueden percibir nódulos por cáncer de próstata.

 

Los hombres con antecedentes familiares de la enfermedad, dijo, deben realizarse los estudios de detección a partir de los 40 años de edad, en caso contrario, a partir de los 50 años de edad.

 

El especialista comentó que el dolor óseo es un signo de alarma del cáncer de próstata y que es primordial detectarlo antes de que arroje sus síntomas, pues en su mayoría cuando se presentan, éste ya está en etapa avanzada.

 

“El primer sitio a donde se va el cáncer de próstata es a los huesos, por lo que el paciente puede presentar dolor de hueso sobre todo en cadera y columna”.

 

 

Refirió que el cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre y que en México al año se diagnostican de 21 a 25 mil nuevos casos de los cuales de 7 a 10 mil mueren.

Zona de los archivos adjuntos