Hermosillo, Sonora, noviembre 27 de 2018.- Vacunarse contra la Influenza, evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura y acudir a lugares conglomerados, recomendó el director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, para no contagiarse de la enfermedad.

 

Gerardo Álvarez Hernández indicó que ante las bajas temperaturas que empiezan a intensificarse en la entidad, es primordial que las personas tomen en cuenta las recomendaciones para no padecer la enfermedad, pues en estas fechas es cuando se espera un repunte de casos.

 

Enfatizó que el biológico contra la enfermedad no la provoca, sino que ayuda al organismo a defenderse de mejor manera del virus y lo único que puede causar es sintomatología similar a la aplicación de otras vacunas, como dolor en la zona de la inyección y malestar general leve.

 

“El biológico contra la Influenza es diferente cada temporada, por lo que se debe de vacunar cada año entre los meses de octubre, noviembre y diciembre para que el cuerpo genere las defensas necesarias y con ello evitar formas graves de la enfermedad, que pueden provocar la muerte”, subrayó.

 

Álvarez Hernández recomendó a las personas que no se han vacunado contra la Influenza a acudir a hospitales y centros de salud a vacunarse, ya que es la mejor medida para protegerse contra la enfermedad, así como abrigarse bien, consumir verduras y frutas ricas en vitamina C y beber abundantes líquidos.

 

“Hacemos un llamado a que en la medida de lo posible, eviten los cambios bruscos de temperatura, lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, al toser y estornudar, cubrirse con un pañuelo o hacerlo en el ángulo que forma el brazo”, comentó.

 

El funcionario estatal pidió acudir de manera inmediata a su unidad de salud más cercana, en caso de presentar fiebre, tos, dolor de cabeza y garganta, así como malestar en general, para descartar o en su caso, confirmar que se trata de Influenza y recibir el tratamiento necesario.

 

Por último, recomendó que al salir de casa por las mañanas y noches, cuando más descienden las temperaturas: vestir ropa gruesa y calzado cerrado, cubriendo todo el cuerpo y si utilizan chimeneas, calentadores y hornillas, verificar que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones, quemaduras o incendios.