Hermosillo, Sonora, enero 3 de 2019.- Los Hospitales y Unidades Médicas de la Secretaría de Salud trabajan en todo el estado para atender a la población en esta temporada invernal, por lo que reitera el llamado a protegerse del frío para evitar padecimientos relacionados.

 

Gerardo Álvarez Hernández, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades señaló que ante el potencia de frentes fríos en el Estado, se debe prestar mayor atención a niños, adultos mayores, enfermos crónicos, así como vestir ropa gruesa y calzado cerrado, cubriendo todo el cuerpo.

 

“Debemos consumir verduras, frutas ricas en Vitamina C y abundantes líquidos; además el consumo de alimentos calientes aumenta la producción de calor en el cuerpo, y estos pueden ser líquidos o sólidos”, indicó.

 

Además, dijo, se sugiere lavarse las manos con frecuencia con agua y con jabón o usar alcohol de gel; al toser o estornudar, cubrirse con el ángulo que forma el brazo con el antebrazo; al escupir, hacerlo en un pañuelo desechable, tirarlo a la basura y lavarse las manos.

 

Agregó que si se requiere utilizar chimeneas, calentadores u hornillas, se debe verificar que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones, quemaduras o incendios; revisar que esté en buen estado los aparatos de calefacción, sin fuga o instalaciones eléctricas en mal estado que puedan provocar algún accidente.

 

En el caso del uso de calefactores, el funcionario estatal comentó que es recomendable tener dentro de la habitación una tela húmeda o un recipiente con agua, ya que evitará la resequedad de las vías respiratorias.

 

“Se debe mantener una buena ventilación en las habitaciones, ya que los calefactores de gas emiten monóxido de carbono, al igual que los que usan leña, los cuales preferentemente no se deben usar”, finalizó.

 

Recomendaciones para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono en los hogares:

 

·      Evitar el uso de braseros o estufas de leña para calentarse, si no puede evitarse, apagarlas y retirarlas del ambiente antes de dormir.

·      Nunca dormir con el brasero o la estufa de leña prendidos.

·      Siempre es preferible abrigarse con más ropa.

·      Verificar que se tengan ventanas o sitios por donde circule la ventilación, ya que la existencia de un espacio para que el aire se renueve suele ser suficiente para evitar un desenlace fatal.