Hermosillo, Sonora, enero 16 de 2019.- A principios de año el consumo de productos “milagro” aumenta, sobre todo los que se utilizan para adelgazar, embellecimiento y tratar enfermedades degenerativas, indica la Secretaría de Salud en el Estado.

 

Esto se debe a que las personas quieren reducir el peso acumulado durante las fiestas decembrinas, por lo que deciden utilizar este tipo de productos para lograrlo, pero pueden producir efectos que dañen la salud.

 

De acuerdo a la Secretaría de Salud Federal, la utilización de fármacos “reductores” puede provocar efectos secundarios negativos e irreversibles, tales como el incremento de colesterol y triglicéridos, y en casos más severos, tromboembolias e infartos.

 

Además, este tipo de productos se deben consumir bajo prescripción médica, debido a que sólo funcionan en personas sin antecedentes de enfermedades hereditarias o crónico degenerativas, por los efectos que puede causar, por lo que se debe evitar la automedicación.

 

Los productos “milagro” o frontera se encuentran en la línea entre un suplemento alimenticio y un medicamento, porque el primero no puede curar, aliviar o tratar alguna enfermedad y la medicina sí, debido a que pasó por un protocolo de investigación.

 

Por ello, la dependencia estatal enfatiza que un suplemento alimenticio únicamente es un producto que contiene vitaminas y minerales, que puede contener extractos de fruta o hierba, pero en ocasiones para vender más, en su publicidad prometen propiedades que no tiene, ahí es cuando se le conoce como producto “milagro”.

 

Un suplemento es un producto que no debe representar ningún riesgo a la salud, te lo puede recomendar un médico, se puede adquirir en un punto de venta o una farmacia, para complementar algo que hace falta en tu dieta.

 

Es importante señalar que la obesidad y sobrepeso en México son un problema de salud y no algo meramente estético, por lo que se deben de tratar como una enfermedad por profesionales de la salud.

 

Cuidado con los Productos “milagro”:

·      Cuidado con los productos que van de boca en boca y no tienen publicidad, porque muchas veces no dan ticket y no se pude reclamar si se presenta un efecto secundario.

·      Cuidado con los productos que no son recomendados por los médicos y tener cuidado en todo lo que se ingiere sin recomendación médica.

·      Ante cualquier situación o duda consultar primero a un médico.

·      Ante alguna duda sobre algún producto o poner una queja se puede llamar a Coesprison al 01 800 4 RIESGO (74 37 46).