Hermosillo, Sonora, enero 28 de 2018.-  Los jóvenes deben tener autocuidado de su salud y comentarle a sus padres o familiares si notan algún cambio en su cuerpo o si presentan alguna sintomatología, para que de padecer algún tipo de cáncer, este sea detectado a tiempo, indicó la Secretaría de Salud.

 

La dependencia estatal señala que en este rango de edad es muy frecuente que no se acuda a revisión médica y que ciertos síntomas que se presenten sean confundidos con cambios propios de la edad, los cuales generan retraso en el diagnóstico y tratamiento, así como en una mejor posibilidad de curación.

 

En los adolescentes, los cáncer más frecuentes son las leucemias,  la cual arroja síntomas como: fiebre, palidez, decaimiento, dolor de huesos, moretones y sangrados nasales.

 

Seguidos por los linfomas, los cuales son crecimientos ganglionares en el cuello, pero pueden aparecer en otro sitio y crecer de forma progresiva; se asocia a fiebre, sudoraciones nocturnas y pérdida de peso.

 

Agregó que son propensos también a tumores germinales a nivel de testículos o ovarios, en los cuales, los hombres presentan mayor retraso diagnóstico porque el adolescente no comenta que algo le está pasando.

 

Se estima que un adolescente tarda 100 días en decir que algo le está pasando, y en un caso tumoral se puede asociar a metástasis o que el tumor esté más avanzado y eso limita la posibilidad de curación a menos del 40%.

 

Por tal motivo, la Secretaría de Salud reitera el llamado a los jóvenes ante la persistencia o progresión de un síntoma, acudir de forma inmediata a su unidad de salud más cercana, para descartar sea algún tipo de cáncer o en su caso, recibir el tratamiento de forma temprana.

 

Deben tener confianza en algún familiar y contarle si hay algún malestar, el tiempo repercute en las posibilidades de curación, si persiste la fiebre después de dos semanas se tiene que buscar una segunda opinión y hacer exámenes.