Hermosillo, Sonora, enero 31 de 2019.- Es un hecho que los jóvenes están consumiendo drogas cada vez a menor edad, por lo que la Secretaría de Salud recomienda a los padres de familia tener una buena comunicación con sus hijos y observar cambios en su conducta.

 

Hay aspectos importantes que debe tomarse en cuenta, como son los cambios en el comportamiento, un joven que es retraído que de pronto se comporta extrovertido o viceversa, el cambio de amistades, baja en las calificaciones, ausentismo o hasta deserción escolar, todos ellos pueden indicar que el joven está consumiendo alguna droga.

 

Por ello, la dependencia estatal recomienda analizar como padre si hay alguna situación familiar que esté afectando al joven, generar confianza para que pueda darse un diálogo de amigos, sin perder la autoridad, evitar la crítica y el regaño, así como ofrecerle ayuda.

 

Los jóvenes consumen drogas primeramente por curiosidad, de conocer más, de ver qué se siente, por sentirse superiores, después se dan cuenta del placer o felicidad inmediata que les produce y que al cabo de un rato tienen el síndrome de abstinencia, que resuelven consumiendo otra vez y es ahí que inicia la adicción.

 

Así mismo, la dependencia estatal refiere que las consecuencias del uso de drogas en los jóvenes pueden ir desde alteraciones neurológicas, hemorragias, detención del desarrollo, cambios menstruales en las niñas, hasta caer en estado de coma y en ocasiones hasta ocasionar la muerte.

 

La Secretaría de Salud cuenta con el Centro de Higiene Mental “Carlos Nava Muñoz”, donde la Unidad de Atención a Adolescentes con Adicciones se encarga mediante un trabajo coordinado de equipo con pediatras, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras de atender a los pacientes y a su familia.