Hermosillo, Sonora, febrero 2 de 2019.- El explorarse y detectar a tiempo el cáncer de mama, brindó a Beatriz Martínez Partida mejor esperanza de curación y más efectividad en su tratamiento, hoy en día se encuentra en la etapa de reconstrucción del seno que perdió.

 

La mujer originaria de Tabasco, narró que fue en el año 2016 cuando al bañarse, se percató de que en un seno le había salido un bulto del tamaño de un limón. Acudió al doctor, quien después de realizarle los exámenes pertinentes, le confirmó que padecía cáncer de mama.

 

Al tener la cita hasta 5 meses después con el oncólogo para comenzar su tratamiento, expuso, fue cuando decidió mudarse a Hermosillo, donde un hermano le informó que la Secretaría de Salud contaba con el Centro Estatal de Oncología (CEO) dónde podía atenderse de forma gratuita.

 

“Llegué a Hermosillo el 9 de agosto de 2016 y para el 15 de agosto tuve mi primera cita con el doctor Corral y después con el Doctor Guevara, para el 20 y tantos de agosto ya me estaban dando mi primera quimioterapia. Mi cáncer fue nivel dos, empecé con 4 quimioterapias, luego cirugía, otras 4 quimioterapias y después la radiación”, declaró.

 

Martínez Partida compartió que los médicos le expusieron que se detectó muy a tiempo su padecimiento, el cual, aceptó haberle arrojado síntomas que ella de conocerlos, hubiera acudido antes a su médico y dado la posibilidad de salvar su seno.

 

“Me comentaron de los síntomas del cáncer de mama y yo sin saber los estaba presentando porque antes de que me saliera la bolita yo bajé mucho de peso y me daba mucho sueño, ahora se que también eran síntomas y de haberlos conocido hubiera acudido de forma más temprana al doctor, a lo mejor no hubiera sido necesario que me quitaran el seno”, agregó.

 

Actualmente comentó que se encuentra en revisión médica donde cada tres meses le realizan exámenes para confirmar que no existe presencia de cáncer y está en la etapa de reconstrucción de su seno, donde se prevé que en marzo le realicen la última operación.

 

Beatriz agradeció al personal del CEO por las atenciones que la han hecho sentir como en casa e hizo un llamado a las mujeres a explorarse y en caso de detectar alguna anomalía en su cuerpo, acudir con el médico antes de que sea tarde.

 

“Poderme atender aquí fue una bendición, una segunda oportunidad que debemos de aprovechar y que ojalá todas las instituciones fueran así, aquí me han atendido muy bien”, subrayó.